Fotograbado de Pavel Albert

1 comentario:

  1. Y, antes que nadie tuviera tiempo de entender lo que quería decir, lo que iba a hacer, corrió por el foso, hasta el subterráneo, se agachó a coger el mosquetón, apoyó su culata en la aspillera, se apuntó a la boca, bajo la barbilla y lanzó el disparo que hizo salpicar el cerebro contra los sacos del parapeto.

    ResponderEliminar